Blog Widget by LinkWithin

martes, 21 de abril de 2009

Aaron Thomas + Nacho Vegas


Festivaleros anuncia la nueva gira de Aaron Thomas, que pasará de nuevo por varias ciudades españolas y entre todos los conciertos dos me llaman la atención: el de Valladolid y el de Madrid. El primero por celebrarse en la ciudad donde yo resido actualmente (nueva marca en el calendario mental de próximos conciertos, creo que he perdido la cuenta...) y el segundo por ir con un nombre al lado, el de Nacho Vegas.

He buscado algo más de información al respecto y no he encontrado nada, supongo que mañana o en los próximos días sepamos algo más del concierto que el 2 de junio Aaron Thomas y Nacho Vegas darán en el Teatro Coliseum de Madrid. ¿Alguien está contando las veces que Nacho ha tocado en la capital de España desde la publicación de El manifiesto desastre? Porque yo ya he perdido la cuenta.



sábado, 18 de abril de 2009

jenesaispop: Discos de la década: Nacho Vegas

El blog de actualidad musical jenesaispop lleva realizando durante bastante tiempo una sección titulada "Discos de la década" en la que han hecho una revisión a numerosos discos de artistas (entre otros, Primal Scream, Morrissey, Franz Ferdinand, Nosoträsh, Astrud, The Strokes...) y ahora ha llegado el turno a Nacho Vegas y a su Actos inexplicables.



Es curioso que hace no demasiado tiempo La página de la Nadadora ya habló también del disco y en este caso situándolo en el puesto 25 de los mejores discos españoles de la historia, y también Hipersónica dentro de su Especial Nacho Vegas. ¿Tal vez ha llegado la hora del reconocimiento para el asturiano?

El artículo de jenesaispop no descubrirá probablemente nada a los que son asiduos de leerse todo sobre Vegas, pero es interesante recordar algunas cosas, ya que para muchos Actos inexplicables siempre será EL DISCO de la carrera de Nacho Vegas y nada de lo que pueda llegar a hacer lo igualará nunca:


Discos de la década: Nacho Vegas

Excelente debut de Nacho Vegas, con referencias a Ennio Morricone y la canción más mítica de su carrera, ‘El ángel Simón’, dedicada a su padre muerto.


Nacho Vegas había sido miembro fundador de Manta Ray, pero a finales de los 90 decidió dejar el grupo para emprender su carrera en solitario. Aparte de su interesante proyecto ‘Diariu’, que con tanto mimo trataron hace unos meses en Hipersónica, ‘Actos inexplicables’ es su primer disco y la referencia 001 de su sello, Limbo Starr. El álbum incluiría algunas de las composiciones que había escrito durante la última etapa junto a Manta Ray, que en una entrevista de la época en Muzikalia, calificaría como “muy cinematográfica”, algo que corrobora el instrumental que abre el álbum y le da título, la preciosa ‘Actos inexplicables’, muy influida por Ennio Morricone.


El álbum, influido también por Leonard Cohen y Nick Drake, que aparece citado en el digipack, sólo recuerda a Manta Ray en las últimas pistas del disco, ‘Blanca’, cuya ambigua letra puede ir sobre amor y sobre la señorita que rima con Christina, y ‘Molinos y gigantes’, con su referencia velada a la Iglesia de San Pedro al final de la Avenida del Molinón, que de todas formas en su final recupera la calma con la repetición de la frase “todas las cosas que alcanzo a ver me sobrevivirán”.

Ese carácter acústico hace destacar unas letras que hablan de desamor y muerte, siempre rodeados de tabaco y drogas (por supuesto las imágenes del libreto del disco le muestran fumando), y que encuentran en Gijón la metáfora perfecta para ambientar su pesadumbre. La primera vez que oímos la voz de Nacho en el álbum es para hablar sobre el “frío de su país”, “al norte del norte”, donde él busca a una persona “con la mente” aunque no la “alcance a ver”.

La ausencia de alguien o la nostalgia de un Lucky compartido aparecerán varias veces a lo largo del disco, como en ‘El callejón’ o ‘Que te vaya bien, Miss Carrusel’, una versión de ‘Fare thee well, Miss Carousel’ de Townes Van Zandt; ambas excelentes en la producción de Paco Loco, la primera con sus sutiles arreglos de trompa, y la segunda con su ambientación country, banjo y melódica mediante.

También llamaría la atención el theremin en el gran single ‘Seronda’, aunque ningún arreglo del mundo podría haber evitado que ‘El ángel Simón’ se transformase en la canción más mítica del disco y de toda la carrera de Nacho Vegas. Rara es la persona que puede olvidar la primera escucha de esta canción, con sus referencias a funerarias, cartas de despedida sin terminar que podrían no haberse encontrado en un ordenador y manchas en un colchón que uno mismo tiene que bajar a la basura cuando alguien que quiere se ha muerto encima.

Curiosamente, en la citada entrevista de Muzikalia, Nacho Vegas decía que le gustaba que “la gente se tomara con sentido del humor” ‘El ángel Simón’ y que no se consideraba “una persona atormentada”, pero la historia que cuenta la canción es totalmente real y profundamente dolorosa. En su posterior libro, ‘Política de hechos consumados‘, cuyos extractos podéis encontrar en un magnífico post del blog no oficial de Nacho Vegas, incluyó un relato titulado ‘El ángel Simón’ con bastantes frases en común con la canción. En él aclara que la canción se inspira en su padre, fallecido a los 48 años de un ataque al corazón, y al que tardaron tres días en encontrar. El recuerdo del paseo infantil frente a la funeraria y la frase “agachaos, no vaya a ser que os tomen las medidas” o el relato sobre ‘El colchón’ son profundamente amargos. Nacho Vegas tampoco es un escritor excelente, pero esa crudeza natural con la que cuenta hechos tan tristes es casi insoportable.

Este nivel de intensidad hace a otros temas como ‘Sitios distintos’ o ‘El camino’ deslucir un poco en principio, pero ambas terminan resultando sendos “growers”, la última con avance de la sordidez sexual y la ambigüedad que hemos visto en canciones como ‘Junior Suite’ posteriormente. Con este debut, número 1 nacional del año en Rock de Lux, revista que hizo mucho por su popularidad y prestigio, Nacho Vegas se convertía en uno de los personajes claves de nuestra década, como mínimo por conseguir que la palabra “cantautor” dejara de estar apestada en nuestro país.

martes, 14 de abril de 2009

Nacho Vegas y Christina Rosenvinge estarán en el Sonorama 2009

El año pasado Lucas 15 formó parte del cartel del Sonorama 2008, tocando el jueves (día que era gratis para todo el mundo, tuviera o no su abono) y ahora nos enteramos que tanto Nacho Vegas como Christina Rosenvinge formarán parte del cartel del Sonorama 2009.




La lista de confirmados es relativa amplia, pero se ve que el cartel aún no está completo. En la entrada de Valladolindies sobre el festival enumeran los grupos que van y aquellos que han confirmado su asistencia en su Myspace pero que no están en la lista oficial del Sonorama:

Los grupos confirmados por el festival son de momento: Vetusta Morla, Josh Rouse, Kiko Veneno, Nacho Vegas, Sr. Chinarro, Christina Rosenvinge, CatPeople, Manos de Topo, The Unfinished Sympathy, Second, Loquillo, La Mala Rodríguez, La Habitación Roja, We Are Standard, Lagartija Nick, Elastic Band, Depedro, Spunkfool, Nagasaqui, Arizona Baby y Royal Suite. Fuera de estas confirmaciones quedan dos grupos que sí que han confirmado en sus Myspace su actuación en el festival arandino, como es el caso de Dorian y alis.


En cuanto se sepa más sobre las entradas y el resto del cartel lo comentaremos, porque el festival arandino de este año con Nacho y Christina es algo que todo buen fan del asturiano no debería perderse.


Más información: Sonorama

martes, 7 de abril de 2009

Proyección de Más que a mi suerte en Barcelona

Desde esta semana se estará proyectando el cortometraje Más que a mi suerte en los Cines Verdi de Barcelona. Estará en cartelera de forma ininterrumpida desde el viernes 10 al jueves 16 de abril en horario único de las diez de la noche.

¡No perdáis la oportunidad!

lunes, 6 de abril de 2009

South Pop (Sevilla, 03-04-2009)

"Es hora de racapitular las hostias que me ha dado el mundo..." Directo. Al grano. Así comenzó. Especialmente sobrio, con la banda hilando muy fino y con el Teatro Alameda prácticamente lleno y sonando justo como debía. Encendido, crudo y, en ocasiones, épico, se hace complicado describir las sensaciones que provoca. Las canciones una tras otra, casi sin descanso, te arrastran a estados de ánimo extremos. Nacho Vegas, guste o asuste, expone su discurso con una potencia y urgencia muy por encima de la media. (Mejor no lo podía expresar el panfleto promocional del festival)

Once temas que repasaron de forma breve pero efectiva su carrera:

1. El hombre que casi conoció a Michi Panero
2. Detener el tiempo



3. Que te vaya bien, Miss Carrusel
4. Crujidos
5. Ocho y medio
6. Dry Martini S.A.




7. Nuevos planes idénticas estrategias
8. La plaza de la soledá
9. El tercer día
10. Canción del extranjero
11. El ángel Simón



Y, por cierto, cuando la banda salió a escena se vio más de un ceño fruncido acompañado de un ¿donde está Xel? y un ¿ese quien es? El propio Nacho aclaró que Xel Pereda andaba en un festejo folk y que por eso no había podido venir, así que de momento, y a pesar de lo que se comentaba en la Rolling Stone, no hay divorcio. El nuevo miembro de la banda, a cargo del pedal steel, se trataba de Txema Medizabal, habitual de Manolo Tarancón, que tocaba por primera vez con la banda y según palabras del propio Nacho "la primera de muchas" ¿alguien sabe si tocó en Valencia el día siguiente?

Y, otro por cierto, Christina Rosenvinge figuraba también en el cartel del South Pop. Habitaba en mi una leve esperanza de ver un Lole y Bolan en directo. Ay que sí, que no, ay que no, que sí. Al final fue que no.

Sea como sea, la pareja evidencia un estado de forma inmenso. Christina al día siguiente estuvo genial.

sábado, 4 de abril de 2009

La página de la nadadora: reflexión tras un concierto de Nacho Vegas

De entre las decenas de blogs dedicados al mundo de la música que sigo a diario hay algunos a los que les tengo especial cariño. Y aunque imagino que grego nos relate en primera persona cómo fue el concierto de Nacho Vegas en el Southpop 09 no he podido resistirme a colgar esta crónica (?) o mejor dicho, reflexión, que han colgado hace un rato en La página de la nadadora:

nacho vegas encima de un escenario me produce respeto. mucho, demasiado. sus canciones no están hechas para ser escuchadas en directo sin que se te seque la boca y te tiemblen las manos. no si te las crees, no si te las apropias, no si aún guardas ese sucio colchón en tu memoria.

y nacho es un gilipollas que no es consciente de ello. sale al escenario como si nada. y cada vez que se acerca a su guitarra acústica, cada vez que amenaza con interpretar ocho y medio o la canción del extranjero, te hace añicos la barrera de defensa antiaérea que llevas días construyendo como si del cristal de una bombilla se tratara y te despedaza desde dentro como cuando se le quita la raspa a una sardina.

la primera vez fue hace ya unos cuantos años, en una gira a la que le tenía tanto miedo como a la vida. hoy ya no es así, hoy me atrevería a decir que, a pesar de todo, soy feliz. pero el ángel simón lo descoloca todo durante ocho minutos que parecen ocho años y medio. y empiezas a rebuscar en tu memoria fotos, imágenes, anécdotas y recuerdos agolpados de veintiocho años que en el fondo son toda una vida y que día a día haces un esfuerzo por tenerlos encerrados para que no cueste levantarse cada mañana y no cueste ir al supermercado y no cueste reñir a mateo y no cueste escuchar un disco y no cueste arreglar la puta gotera que ahora solo es suciedad y no cueste seguir siendo feliz.

y sí, podría decir que anoche faltó xel pereda porque estaba en una fiesta en el prau, que una hora y cuarto es demasiado poco tiempo para una colección tan grande de canciones, que los temas del manifiesto desastre ganan en directo o que el tobillo me pedía sentarme cuando el corazón me exigía seguir de pie. pero esas son cosas que todo el que ha estado en un concierto de nacho vegas ya saben y casi no merece la pena volver a comentarlas. lo otro es lo que, como algunas canciones suyas, no le importan a nadie más que a mí y por eso me empeño en escribirlas.

con todos mis respetos (y vergüenza), señor vegas.

Volver ARRIBA