Blog Widget by LinkWithin

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El asturiano habla en la Rockdelux de este mes de Marxophone

13 comentarios:

liov 15 de diciembre de 2010, 15:27  

Hace tiempo se comentó la posibilidad de que aquel manifiesto de Marxophone fuese irónico... La duda queda despejada, no lo es.

Vegas, como dice uno por ahí abajo, el nuevo mesías de la música independiente marxophonista... ¿"Independencia marxista" pone en el pie de foto?"

Dios! que saque el disco ya... que el chaval se lo va acabar creyendo y sus conciertos van a pasar de los 85 minutos de rigor a 17... en homenaje a la revolución...

liov 15 de diciembre de 2010, 16:00  

Por cierto, hilando un poco más fino... La frase: "La derecha nunca se ha llevado bien con la cultura"... es muy indie, cool y tal... Pero que le hubiesen preguntado a Solyenitsin y a Pasternak que tal se lleva la cultura con la izquierda marxista-leninista... O a Reinaldo Arenas.

La ideología y el poder político se lleva bien con cualquier cultura que sirva para difundir los valores de los primeros. Y más allá, el poder, se lleva bien con los intelectuales que con sus actividades artísticas refuercen a los detentandores del poder en sus puestos. Siempre y cuando la relación también se "beneficiosa" para los intelectuales.

Lo vemos con el partido de ¿izquierdas? que gobierna nuestra amada patria y su cohorte de artistas. La relación ha sido muy fructífera anter ambas partes tras una legislatura y pico...

Este maniqueismo izquierdas-derechas está muy caduco, amigo Vegas... Más bien se trata de quien tiene y no tiene el poder, quien tiene y no tiene el dinero... El hombre más rico de este país, banquero, se lleva muy bien con el partido gobernante, que dice ser de izquierdas...

"La culpa es del neoliberalismo..." Esa frase moló durante un tiempo, pero esta crisis nos ha enseñado que las cosas son mucho más complejas, amigo Vegas.

Anónimo 15 de diciembre de 2010, 17:04  

Amigo Liov, está muy feo eso de hacer demagogia nombrando a escritores represaliados por regímenes de izquierdas. Puestos a ello también podrías haber dicho que a Hitler le encantaba Wagner.


La frase completa es: "las derechas nunca se han llevado muy bien con la cultura, a no ser que esta sea rentable a corto plazo" y me parece que es bastante autoexplicativa. En el contexto de la autoedición musical entenderás que con ella no habla del uso del capital simbólico de los intelectuales por parte de quien detenta el poder (sea de derechas o de izquierdas), sino del papel del producto artístico en una sociedad capitalista.

Tanto con el manifiesto como con este artículo lo que se hace es defender el concepto de "independencia artística", es decir, primar el valor intrínseco de una obra por encima de su benefico económico potencial. Un concepto en el que la autoedición encaja de manera natural en la medida que el autor es dueño de su obra y tiene el poder de gestionarla libremente.
Y bueno, no sé si esto es muy revolucionario, pero desde luego es coherente con principios de izquierdas.

Pero claro, ya se sabe que esto es todo hipocresía. Los artistuchos son todos unos crápulas y unos trepas que sólo piensan en follar y en ganar pasta fácil y esa ha sido en realidad la motivación que les ha llevado a crear el sello.

Qué saquen discos y no nos hablen de polítca, coño, que para eso ya están los tertulianos de Intereconomía!

mr.tambourine

Anónimo 15 de diciembre de 2010, 17:15  

"La culpa es del neoliberalismo..." Esa frase moló durante un tiempo, pero esta crisis nos ha enseñado que las cosas son mucho más complejas (Liov)

Fuera de maniqueismos (no hablo de izquierda ni derecha) creo que precisamente esta crisis es absolutamente una consecuencia del salvaje neoliberalismo. Bancos, multinacionales, consumismo sin límites razonables...en fin si no es esto precisamente el signo del capitalismo dime tú que es.

Por cierto de los ejemplos que citas, Solyenitsin y Boris Pasternak no sufrieron sus consecuencias precisamente en el marxismo-leninismo como dices, sino en la época del inefable y mala bestia de Stalin que es muy,muy distinto a todas luces.

Y en todo caso es muy dudoso que por mucho que haya quedado así en la historia y en la memoria colectiva, Cuba, la Unión Sovietica, Corea del Norte o la propia China tengan realmente algo verdadero de marxismo. Yo diría que no era eso para nada.

En todo caso entiendo lo que dices pero creo que tampoco sabes medir la magnitud de cada caso, y no creo que Nacho crea que está haciendo ninguna revolución sino tomando las riendas de su arte a su manera fuera de lo que dictan las normas más extendidas del mercado.

Estás un poco obsesionado con lo que hace o deja de hacer y decir Nacho...y tampoco te gustan sus directos, sus últimos discos...en fin, que nadie te obliga a seguir tan interesado en él si en realidad no te gusta.

Seronda.

P.D:Esto no quita que tengas razón en lo que dices, pero creo que no lo enfocas dónde es, ni ves la desproporción.

liov 15 de diciembre de 2010, 18:04  

"La ideología y el poder político se lleva bien con cualquier cultura que sirva para difundir los valores de los primeros".

Creo que esto tiene muy poco de demagógico, amigo Tambourine. La frase "la derecha se lleva mal con la cultura, etc." es completamente parcial, pueril e historicamente inexacta, y convenía una aclaración.

La cultura y el poder se entienden perfectamente cuando hay beneficio para ambas partes. Si no, empiezan los problemas.

Los valores de izquierdas, que no te cansas en defender, están en una brutal encrucijada en nuestros días. La libertad individual, los derechos más básicos, la justicia social, están en retroceso... Los partidos de izquierdas cada vez se acercan más a los de derechas y sus valores se confunden.

Plantear a estas alturas de la película una dicotomia entre izquierdas y derechas, como buenos y malos, como salvadores y villanos, me parece muy anacrónico y poco espabilado. Intereconomía y la Sexta, están mucho más cerca de lo que parece, y sólo pelean por su parte del pastel, no por por difundir unos valores, sean cuales sean.

Dentro de todo este panorama las digresiones de Vegas sobre la independencia musical me parecen completamente prescindibles y carentes de valor ideológico , recurriendo una y otra vez a tópicos erroneos.

Eso sí, las intenciones de Vegas me parecen coherentes y reivindicables, pero su discurso me parece pueril. El romanticismo del arte hace tiempo que tocó a su fin, y sobre ello ironizaba muy bien el amigo Refree en la primera canción del disco de Sitcom.

P.D. para Seronda: No, hombre, no es obsesión, me gusta discutir constructivamente. Y lo de que no me gustan sus directos ni sus últimos discos no es verdad y ya lo he dicho muchas veces. A las personas con talento hay que exigirles. Y Vegas, lo tiene, para la música. Tal vez me excedo en poner el punto discordante, pero repetir una y otra vez lo bueno que es Vegas tb puede ser un poco obsesivo. En fin, para mi, la política es un asunto muy serio, y por eso, estos discursos cuando se toca el tema. Si se folla o no a Christina ya me importa un poco menos.

Anónimo 15 de diciembre de 2010, 19:07  

Liov, esa frase es muy cierta pero no van por ahí los tiros. Sí has leído el artículo entero habrás comprobado que de lo que habla en términos generales es del declive de la industria discográfica como consecuencia de la burbuja especulativa que se creo en torno al negocio musical, señalando ésta como sinécdoque de la actual crisis económica internacional. Con lo cual, es fácil deducir que la frase de Vegas que has citado se refiere al papel que ocupa el arte en una sociedad de mercado y no al apoyo institucional que un determinado autor tenga o deje de tener en relación a su grado de servilismo. Ciertos lobbies empresariales pueden estar encantados con lo que escribe Vargas Llosa, pero para su editor (o, mas bien, el accionista de la multinaciónal a la que pertenece la editoral), los libros de este autor son valiosos en tanto que generan beneficios.

En cuanto a la dicotomía izquierda-derecha a nivel de partidos y grandes grupos de la comunicación, estoy contigo en que es totalmente ilusoria. No hay grandes diferencias entre las políticas económicas del PP o las del PSOE y tanto Globomedia como Intereconomía responden a los mismos intereses. Pero eso no quiere decir que algunos ideales de izquierdas no sigan siendo reivindicables, más bien todo lo contrario dado como nos luce el pelo.

Por otro lado, cada uno comulga con el ideario político (que no partido, y que puede ser de lo más heterogéneo) que le parece más justo o razonable y no es por eso mejor ni peor persona. Y creo que cualquiera tiene derecho a expresarlo y defenderlo sea tertuliano, sindicalista, banquero, actor, cantante o picapedrero.

mr.tambourine

Anónimo 15 de diciembre de 2010, 19:09  

liov:
la frase de Vegas es perfectamente exacta y contrastable. Los ejemplos de la Unión Soviética no valen por varias razones, la menor de las cuales no es que el régimen de Stalin tiene bien poco de izquierdista y mucho menos de marxista (hilando fino, ni siquiera de leninista), como bien sabrías si no usases tales nombres como meros tópicos. Y el asunto de Solzhenitsyn y de lo ajustado a la verdad de sus textos es bastante discutible (que el rigor metodológico hay que exigírselo a todos, no sólo a los que critican a los regímenes capitalistas).
El discurso de Vegas podrá ser pueril o no, pero en este caso concreto es totalmente acertado. Otra cosa es que en cada época la izquierda esté en un lugar u otro (porque la izquierda del siglo XVIII es lo que hoy llamamos derecha, lo que pasa es que los tiempos cambias y las ideas tienen que evolucionar: pensar hoy como la izquierda de hace 200 años es ser un reaccionario... y un anacrónico).
Si no ves diferencias entre la Sexta e Intereconomía es preocuparse... por tu vista (claro, que esto hace más fácil de entender tus desinformadísimos comentarios precedentes -evidentemente de Marx o Lenin a lo sumo te sonarán sus caras porque sus textos...-).
Que haya muchos izquierdistas necios no quita que sólo en la izquierda haya pensamiento (o al menos yo, que soy un profesional del ramo, sólo lo he encontrado ahí; si conoces algún intelectual meridianamente respetable en la derecha, agradeceré que me lo presentes). Aunque mi impresión es que, como en el caso de la URSS, tiendes a confundir una corriente de pensamiento con los aparatos de política profesional que se autoadscribe a ella. Pues bien, por definición si uno es conservador ha de ser refractario a todo cuestionamiento del orden establecido (esto es: entre otras cosas, a toda manifestación de auténtico arte). Y en la medida en que los partidos que se dicen de izquierdas se lleven mal con la cultura, en esa medida NO son de izquierdas sino conservadores (aunque sea conservadores de "lo suyo", de la poltrona).

Anónimo 15 de diciembre de 2010, 19:40  

Yo con lo de desproporcionado, me refería precisamente a esto (aunque me alegro de que haya surgido un debate interesante)... ya que Liov, precisamente eres un habitual en, como tú mismo dices, poner el punto discordante sobre lo que hace Nacho y lo que se le puede "exigir" a un tipo válido como él (cosa que me parece genialm, porque no es buena la adoración a ciegas) y en cambio parece que sobrevaloras lo que dice Nacho y le das una importancia sobredimensionada.

Sea el manifiesto o sea este texto (que bien podría ser el manifiesto sólo que mejor expresado) creo que sólo dice cosas muy razonables sobre la industria musical y su evolución (todos vemos y oímos lo que se cuece y lo que se vende) y tampoco veo ninguna fisura cuando enmarca la crisis discográfica, con su auge y caída, dentro del panorama general económico y social. Es evidente que en todos los ambitos lo que importa es la máxima rentabilización y que sea a corto plazo a ser posible...y esa es la cuestión de fondo que atañe al arte, o te preocupas de tener una carrera larga, haciendo las cosas con personalidad propia y a tu gusto, con una cierta coherencia o puedes optar por ceñirte a las leyes del mercado, de las modas,de las multinacionales y la publicidad, teniendo éxito económico a corto plazo y fama.

Las dos opciones son lícitas, uno puede aspirar a enriquecerse rápido con algo vacuo o uno puede aspirar hacer lo que realmente le gusta a largo plazo, como forma de vida y controlar lo suyo (aunque sea menos) a su manera.

Lo de la izquierda o la derecha, en este caso creo que se queda en la forma más que en el fondo. Es decir, ha planteado algo muy lógico y razonable pero lo que no te gusta es que lo etiquete...es decir no te gusta como le llama pero da igual que sea izquierda, derecha, convervadurismo, liberalismo, neoliberalismo o keynesiano o la madre que lo parió.

Además si el debate fuese político entonces también habría que definir a que llamamos izquierda y derecha o si sólo lo atribuimos a los partidos que supuestamente representan cada tendencia actualmente.

Seronda.

Nervo R. 16 de diciembre de 2010, 10:42  

esto es demasiado. no me he leído todos los comentarios porque... porque son muy largos!
que es eso de que las derechas no se llevan bien con los artistas? y josé luís moreno? y lina morgan? y norma duval? acaso no son artistazos y de derechas?!?
el problema está en seguir identificando al PSOE con la izquierda... o a cualquier dictadura, sea cual sea, con izquierdas o derechas.
lo de "Pues no sabía yo que el comunismo tenía todas estas ventajas" lo dijo Franco.
y lo de que nacho se vaya a autoeditar me parece cojonudo, siempre y cuando pueda seguir comprando sus discos en las tiendas de por aquí.
gracias a todos, un bico!

liov 17 de diciembre de 2010, 23:19  

Al profesional del ramo (?) le diré brevemente:

El auténtico arte cuestiona cualquier orden establecido. Así debería ser. Incluso cuestionando cualquier orden establecido por el “aparato de políticos profesionales” que se adscriben a un pensamiento de izquierdas. ¿O es que el pensamiento izquierdista en materia política no busca establecer un orden; su propio orden?

"No" he leído a Marx y a Lenin, pero sí a autores menos superventas como Bakunin, Proudhon o Saint- Simon, Hegel, Rousseau... Y tb a Nicolas Berdiaeff "reaccionario" semidesconocido que trató de mostrar las contradicciones del comunismo desde una perpectiva espiritualista. Hace años que intento liberarme de prejuicios intelectuales (para conocer la realidad y la condición humana más allá de dogmatismos). Ser marxista en los tiempos que corren me parece enternecedor. Pero mientras los intelectuales divagan, el rodillo del poder nos va pisoteando (a algunos al menos). Por cierto, cuanto más leo, menos "intelectual" me siento...

No le puedo presentar a Schopenhauer y a Heidegger, (y a tantos otros) cuyas tendencias “sospechosas” en algún momento de sus vidas hubieran hecho que algunos profesionales del ramo les hubiesen negado el saludo. Decir que no hay intelectuales conservadores respetables es una afirmación sonrojante.

Solyenitsin no debía ajustar sus textos a ninguna verdad, ni tener ningún rigor metodológico, la literatura (como arte que es) no tiene nada que ver con la verdad (en minúscula) ni el el rigor.

Un día me explica usted la diferencia entre Intereconomía y la Sexta, ardo en deseos de leerla.

Sobre Vegas, repito sus intenciones me parecen buenas, pero la autoedición lleva mucho existiendo. LO único que critico son ciertos puntos menores de su discurso, no el fondo del asunto. En la entrevista del video volvemos a ver al Vegas humilde e inspirado que más me gusta.

Para todos aquellos interesados en la actualidad (política) les dejo este artículo:

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/aterriza-como-puedas/194987-extraordinario-articulo-y-largo.html

Y con esto cierro mi contribución a este tema, que es muy interesante, pero evidentamente se sale de los parámetros de este blog.

Anónimo 18 de diciembre de 2010, 17:43  

Quien separe el marxismo en teoría de lo que ha llegado a ser en la práctica es alguien que no ha podido comprender en esencia de qué iba el marxismo para el propio Marx.
Es, justamente, el devenir histórico de la propia teoría (lo que acontece a raíz de ella) el mejor juez para esta. Y lo que la historia marca es que, por un lado, el marxismo ha sido el justificativo para el nacimiento de burocracias estatales tiránicas; por el otro, ha contribuido, en los países capitalistas por excelencia, a humanizar, hasta el punto de hacerla perversamente tolerante, la explotación del hombre por el hombre.
Esto no quita que se puedan rescatar intenciones o sentirse deslumbrado por el trabajo del discípulo más famoso de Hegel. Pero, hoy por hoy, y a la luz de los hechos, el marxismo es totalmente anacrónico. Y hasta el mismo Marx estaría de acuerdo ("su" sociedad capitalista es un producto histórico que mantiene muy pocos puntos de coincidencia con "nuestra" sociedad capitalista, a la que ha ayudado a formar).
De todas formas, no entiendo por qué tanto revuelo por lo de Marxophone. Es un pequeño proyecto capitalista que apunta a que el autor pueda conservar mayor cantidad de derechos sobre su obra. Nada más. Lo que sí me llama la atención es que Vegas celebre la caída de una industria de la cual viven muchas familias.
Muy interesantes los aportes de todos.
Saludos desde Argentina (¡ojalá que algún día Nacho vuelva de visita!).

Don Sandalio 18 de diciembre de 2010, 22:55  

"Vegas celebre la caída de una industria de la cual viven muchas familias."

Justamente así se defienden los toros también, y cualquier profesión que atente contra lo que sea.

Anónimo 8 de abril de 2011, 16:47  

Yo flipo... Hace muy poco, cuando Nacho tocó en el Circo Price, salió cerrando informativos, decían que tenía completos los 3 días, y se cantó un tema en directo... PFFFF...Dios!!! Me sonrojé, tuve que cambiar de canal directamente, me molesté en escuchar algo más en su space y volví a potar... qué pasa? que uno graba con Bunbury y ya es Dios? que se vive de las rentas por eso?
Y también de salir con Christina Rosenvinge? Otra que me hace potar... sin voz, sin gracia, sin talento ninguno, hace muchos años la vi en Alcoy con Tahúres Zurdos, que se supone que iban de teloneros de la "Estrella de pop anodino que se pasa al lado oscuro" y se la cantante se la comió con papas, y no fui el único que lo decía... que cojones le pasa a este país con estas estrellitas pseudoalternativas? qué les ponen a la gente en las birras que se toman en los conciertos para soportar lo más soporífero que he visto en mi vida?
Para cuando la gente de verdad, los que tienen talento, como esa mujer, Aurora Beltrán, Mecedes Ferrer, Carmen París, que le dan mil patadas en la boca a las Christinas, a los Nachos de medio pelo, a todos estos que están ocupando sitio en el panorama musical, raro raro raro.. no sé si el puesto se gana a base de ponerse rodilleras, porque otra cosa no me lo explico... Puto país

Volver ARRIBA