Blog Widget by LinkWithin

sábado, 18 de abril de 2009

jenesaispop: Discos de la década: Nacho Vegas

El blog de actualidad musical jenesaispop lleva realizando durante bastante tiempo una sección titulada "Discos de la década" en la que han hecho una revisión a numerosos discos de artistas (entre otros, Primal Scream, Morrissey, Franz Ferdinand, Nosoträsh, Astrud, The Strokes...) y ahora ha llegado el turno a Nacho Vegas y a su Actos inexplicables.



Es curioso que hace no demasiado tiempo La página de la Nadadora ya habló también del disco y en este caso situándolo en el puesto 25 de los mejores discos españoles de la historia, y también Hipersónica dentro de su Especial Nacho Vegas. ¿Tal vez ha llegado la hora del reconocimiento para el asturiano?

El artículo de jenesaispop no descubrirá probablemente nada a los que son asiduos de leerse todo sobre Vegas, pero es interesante recordar algunas cosas, ya que para muchos Actos inexplicables siempre será EL DISCO de la carrera de Nacho Vegas y nada de lo que pueda llegar a hacer lo igualará nunca:


Discos de la década: Nacho Vegas

Excelente debut de Nacho Vegas, con referencias a Ennio Morricone y la canción más mítica de su carrera, ‘El ángel Simón’, dedicada a su padre muerto.


Nacho Vegas había sido miembro fundador de Manta Ray, pero a finales de los 90 decidió dejar el grupo para emprender su carrera en solitario. Aparte de su interesante proyecto ‘Diariu’, que con tanto mimo trataron hace unos meses en Hipersónica, ‘Actos inexplicables’ es su primer disco y la referencia 001 de su sello, Limbo Starr. El álbum incluiría algunas de las composiciones que había escrito durante la última etapa junto a Manta Ray, que en una entrevista de la época en Muzikalia, calificaría como “muy cinematográfica”, algo que corrobora el instrumental que abre el álbum y le da título, la preciosa ‘Actos inexplicables’, muy influida por Ennio Morricone.


El álbum, influido también por Leonard Cohen y Nick Drake, que aparece citado en el digipack, sólo recuerda a Manta Ray en las últimas pistas del disco, ‘Blanca’, cuya ambigua letra puede ir sobre amor y sobre la señorita que rima con Christina, y ‘Molinos y gigantes’, con su referencia velada a la Iglesia de San Pedro al final de la Avenida del Molinón, que de todas formas en su final recupera la calma con la repetición de la frase “todas las cosas que alcanzo a ver me sobrevivirán”.

Ese carácter acústico hace destacar unas letras que hablan de desamor y muerte, siempre rodeados de tabaco y drogas (por supuesto las imágenes del libreto del disco le muestran fumando), y que encuentran en Gijón la metáfora perfecta para ambientar su pesadumbre. La primera vez que oímos la voz de Nacho en el álbum es para hablar sobre el “frío de su país”, “al norte del norte”, donde él busca a una persona “con la mente” aunque no la “alcance a ver”.

La ausencia de alguien o la nostalgia de un Lucky compartido aparecerán varias veces a lo largo del disco, como en ‘El callejón’ o ‘Que te vaya bien, Miss Carrusel’, una versión de ‘Fare thee well, Miss Carousel’ de Townes Van Zandt; ambas excelentes en la producción de Paco Loco, la primera con sus sutiles arreglos de trompa, y la segunda con su ambientación country, banjo y melódica mediante.

También llamaría la atención el theremin en el gran single ‘Seronda’, aunque ningún arreglo del mundo podría haber evitado que ‘El ángel Simón’ se transformase en la canción más mítica del disco y de toda la carrera de Nacho Vegas. Rara es la persona que puede olvidar la primera escucha de esta canción, con sus referencias a funerarias, cartas de despedida sin terminar que podrían no haberse encontrado en un ordenador y manchas en un colchón que uno mismo tiene que bajar a la basura cuando alguien que quiere se ha muerto encima.

Curiosamente, en la citada entrevista de Muzikalia, Nacho Vegas decía que le gustaba que “la gente se tomara con sentido del humor” ‘El ángel Simón’ y que no se consideraba “una persona atormentada”, pero la historia que cuenta la canción es totalmente real y profundamente dolorosa. En su posterior libro, ‘Política de hechos consumados‘, cuyos extractos podéis encontrar en un magnífico post del blog no oficial de Nacho Vegas, incluyó un relato titulado ‘El ángel Simón’ con bastantes frases en común con la canción. En él aclara que la canción se inspira en su padre, fallecido a los 48 años de un ataque al corazón, y al que tardaron tres días en encontrar. El recuerdo del paseo infantil frente a la funeraria y la frase “agachaos, no vaya a ser que os tomen las medidas” o el relato sobre ‘El colchón’ son profundamente amargos. Nacho Vegas tampoco es un escritor excelente, pero esa crudeza natural con la que cuenta hechos tan tristes es casi insoportable.

Este nivel de intensidad hace a otros temas como ‘Sitios distintos’ o ‘El camino’ deslucir un poco en principio, pero ambas terminan resultando sendos “growers”, la última con avance de la sordidez sexual y la ambigüedad que hemos visto en canciones como ‘Junior Suite’ posteriormente. Con este debut, número 1 nacional del año en Rock de Lux, revista que hizo mucho por su popularidad y prestigio, Nacho Vegas se convertía en uno de los personajes claves de nuestra década, como mínimo por conseguir que la palabra “cantautor” dejara de estar apestada en nuestro país.

8 comentarios:

Anónimo 18 de abril de 2009, 21:06  

"Actos inexplicables siempre será EL DISCO de la carrera de Nacho Vegas y nada de lo que pueda llegar a hacer lo igualará nunca"

Efectivamente, así es y así será

Anónimo 19 de abril de 2009, 14:54  

NO estoy de acuerdo "Actos inexplicables" es una obra maestra pero a este nada tienen que envidiarle "Cajs de música dificiles de parar" ni mucho menos el para mi PERFECTO "Desaparezca aquí"

mr.tambourine 19 de abril de 2009, 22:26  

A mí me cuesta mucho decantarme por uno sólo de los tres primeros. Todos me parecen de una calidad altísima. Incluso "el manifiesto", con la distancia que dan los meses, se me queda solo unos peldaños por debajo.

Sin embargo, si lo que mido es el riego, el más arriesgado y conseguido me parere el "Cajas": casi dos horas de canciones perturbadoras y para nada indigestas. Pocos discos hoy en día son capaces de retener (y monopolizar) tu atención durante tanto tiempo sin dejarse la coherencia por el camino.

Jose 20 de abril de 2009, 2:56  

Yo queria aprovechar para hablar de uno que nadie comenta mucho: Lucas 15. Me parece que es un proyecto precioso que muy pocos de verdad aprecian...porque será? Será que es folclor? Ahora escucho Tomillo y Romero y me parece hermoso.
A ver si alguien tiene que decir algo sobre Lucas 15. Una belleza de disco.

anónima 20 de abril de 2009, 10:57  

Los "arreglos sutiles" de trompa de El Callejón no dejan de recordarme a los igual sutiles arreglos de viento de "The Morning Paper" de Smog.
Si no fuera porque el "Red apple falls" es de 1997 y el "Actos inexplicables" de 2001 tendría la inexplicable sospecha de que Callahan se inspiró en Nacho...jejeje

Y yo me quedo con el "Cajas de música..." aunque sólo sea por extensión. Si la calidad, al ser la máxima no nos deja elegir, hágase la duración el principio de mi elección.

Anónimo 20 de abril de 2009, 13:18  

pfff cajas de musica, desaparezca aqui, actos inexplicables. . . es imposible ordenarlos por orden de preferencia, es más, porqué ordenarlos???

mr.tambourine 20 de abril de 2009, 14:01  

Sí que se parecen esos arreglos "anónima". Y no creo que la coincidencia sea casual. NV es muy fan de Bill Callahan. De hecho en alguna entrevista reconocía que la letra de "tu nuevo humidificador" estaba totalmente inspirada en "to be of use", también del "Red apple falls".

Por cierto, que el sr. Callahan ya tiene nuevo disco y hay quien dice que puede ser el mejor de su carrera (intento pegar el enlace a musicaenlamochila.net pero me da error)

anónima 20 de abril de 2009, 20:23  

Tiene mucho sentido. La verdad no había caído hasta ahora en el parecido razonable de "To be of use" y "Tu nuevo humidificador". Ambos anhelantes de la utilidad que sólo tienen los objetos...

Gracias por la información del nuevo disco de Bill Callahan, no sabía ¡qué tan cerca estaba!

Volver ARRIBA